La maravilla del oído: oír bien

Así funciona el sentido del oído: el oído exterior visible está formado por el pabellón auricular y el meato auditivo externo. Aquí es donde se concentra el sonido que es trasladado al oído medio. Esta parte es una cavidad separada por la membrana del tímpano, que vibra por efecto de las ondas sonoras. Los pequeños huesillos auditivos lo amplifican y transmiten el sonido al oído interno. Aquí es donde se encuentra la denominada cóclea, llena de líquido y muchos millones de células sensoriales ciliadas que convierten las vibraciones en impulsos eléctricos. El nervio auditivo transmite esos pequeños impulsos de corriente al cerebro.

Quienes tengan dificultades para entender lo que se dice en conversaciones en grupo o con ruidos de fondo ya tienen limitada su capacidad auditiva y deberían acudir a un otorrinolaringólogo para examinarlo. Muchas causas pueden ser corregidas mediante medicamentos o quirúrgicamente, sino se espera demasiado.