Pequeño, pero ¡oiga! El camino para oír mejor

Si tiene dificultades para entender lo que se dice en las conversaciones en grupo o con ruido de fondo, si ya no puede escuchar a los pájaros o el rumor de las hojas, o las personas de su entorno le advierte de que su televisor está muy fuerte, entonces debería visitar a un otorrinolaringólogo. El médico analizará si se trata de una pérdida de oído y si es posible corregirla con medicamentos o con una operación. Si no es el caso, hoy en día existen sistemas muy modernos. Un audífono le permitirá volver a participar en la vida; se acabaron las molestas preguntas y los malosentendidos. La familia y los amigos no tendrán que volver a gritarle. Ya hace tiempo que ha dejado de ser un estigma. ¡Son demasiadas las buenas razones que hablan a favor del audífono!

Casi invisible

Los modernos sistemas auditivos son muy fiables y, al contrario que antes, muy pequeños, ligeros y cómodos. Se adaptan individualmente a la oreja. Son mucho menos llamativos que por ejemplo una gafa. Los más frecuentes son los diminutos audífonos retroauriculares, desde los cuales se transmite el sonido al oído a través de un tubo de plástico transparente, prácticamente invisible. También existen audífonos intraauriculares, los más pequeños desaparecen completamente dentro del meato auditivo.
A las personas totalmente sordas o casi sordas, con las células sensoriales cílicas destruidas no puede ayudarles ningún aparato. Pero si su nervio auditivo está intacto pueden recurrir a un implante de cóclea. Éste estimula el nervio directamente en el oído. Es apropiado para personas que se han quedado sordas a temprana edad o a lo largo de su vida, cuyo cerebro aún no se ha "olvidado" de oír, entre otros mediante una recuperación del nervio.

Moderno

Muchas personas utilizan un audífono como un pendiente, como un moderno accesorio, con un diseño y color interesantes. La imagen ha cambiado: como hoy en día también son muchos los jóvenes afectados ya no se asocia los audífonos con la "sordera de viejo" como antes.

Técnicamente sofisticado

Los modernos sistemas auditivos son aparatos de alta tecnología con técnica digital como un reproductor de CD. El sonido es brillante y sin interferencias. Puede ser ajustado según las necesidades personales. Los audifonos actuales incluso son "inteligentes" - por ejemplo pueden suprimir el ruido de fondo. Existen programas que, activados con un botón o automáticamente, son capaces por ejemplo de reducir la resonancia de una iglesia. El especialista en acústica de audífonos prueba con el cliente diferentes aparatos. Para ello puede reproducir situaciones típicas con sus ruidos.

Los modernos sistemas auditivos permiten regular el volumen con un mando a distancia, que puede estar integrado por ejemplo en una pulsera. Muchos aparatos pueden ser controlados también por infrarrojos, por ondas de radio o por amplificadores de bucle de inducción. Así por ejemplo el aparato puede ser conectado directamente a un teléfono móvil o a un televisor con ayuda de un emisor inalámbrico. En los sistemas bilaterales reciben la señal los dos aparatos. Muchos edificios públicos cuentan con emisores de señales.

Asequible

Existen buenos aparatos para cada presupuesto. Su especialista en aparatos o su seguro médico le informarán de las opciones disponibles.